Marcha y escaparate

Tubo de Ensayo, por René Delios ·

La marcha a favor de Andrés Manuel López Obrador, todos sabemos que también fue el escaparate para que se mostraran los que, para 2024, quieren aparecer en las boletas electorales bajo las siglas de Morena, un partido que no revisa convicciones políticas, menos los orígenes partidistas de sus candidatos, que como hemos visto -y veremos- pueden venir de cualquier color.

Al más viejo estilo del populismo, o sea con un baño de pueblo, López Obrador muestra a sus adversarios y decepcionados con la 4T, su poder de convocatoria que no dejó de padecer los vicios de éste tipo de actos, como lo son los acarreados -que no eran necesarios- que, se reitera, no significan votos, aunque sí llenen la foto de portada, como sucedió con la marcha opositora del 13 de noviembre pasado, que no mereció ataques sistemáticos como ésta a favor de Andrés Manuel que, quieren minimizar con el hecho menor de esos acarreados, cuando en los números está más que claro que en México Morena es el partido mayoritario, pues en solo cuatro años gobierna 20 entidades, y eso no es poco decir, siendo lo cuestionable que, funcionarios arbitrarios dispusieron del tiempo de los trabajadores de confianza, obligándolos a ir a la Ciudad de México a apoyar a quien posiblemente no les simpatiza, lo que fue humillante.

Mínimo hubieran preguntado si gustaban acudir a esa fiesta política de AMLO -muestra de su megalomanía-, y respetar su negativa.

El punto es que aun toda la lluvia mediática en contra, desde luego que el mandatario les demostró a sus opositores -pues a ellos fue dirigida esa marcha-, qué si las elecciones fueran ahora, no le ganan; no tiene caso malabarismos numéricos: los que sí saben de ingeniería electoral en los partidos políticos, tienen claro que la oposición no tiene con qué y ni con quién.

En tanto en Morena ya hay visibles, una de esas propuestas es mujer, que puede tener posibilidades, en un sexenio que se ha caracterizado por que como nunca, las mujeres han llegado a gobernar en nueves entidades del país, desde Chihuahua hasta Campeche, pasando por Colima, Guerrero, Tlascala, Baja California, Quintana Roo, desde luego Ciudad de México, y Aguascalientes.

Casi la tercera parte del país es gobernado por mujeres, en un dato que ahí está flotando, y que puede consolidarse en 2024 si es que Claudia Sheinbuam, logra la candidatura por Morena a presidente de México, lo que ampliaría con mucho la participación de la mujer -¿Qué tal Beatriz Paredes Rangel por ¡Va por México!- para estar en los puestos de decisión, en los que con mucho han sido excluidas desde hace sexenios, pese a que han demostrado con creces su calidad política y social, como para estar en los papeles protagónicos, a los que han llegado a pulso propio pues, con mucho, la misoginia y violencia política, las ha afectado.

El punto es que ayer hubo marcha, con el lamentable e innecesario acarreo que fue un flaco favor a AMLO, pues muestra que junto con sus convocados, viajaron viejos vicios del otrora establiments que tanto cuestiona.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Extorsiones migratorias de cuarta

Realidad Novelada, por J.S. Zolliker · Uno de sus grandes placeres culpables, es el disfrutar al mirar su propio perfil en el IMDb (Internet Movie

La pobre cultura política en Chiapas

Tubo de Ensayo, por René Delios · Una serie de fotografías fueron tanto difundidas como cuestionadas, por los simpatizantes o adversarios de los protagonistas, y