VIERNES 01 DE JULIO, 2022
Una hasta el fondo
GIL GAMÉS
CDMX
Jueves 02 de Junio 2022, 5:42 hrs
Rommel
Rosas
Héctor
Estrada
René
Delios
Gil
Gamés
Francisco
Gómez Maza

Una hasta el fondo | GIL GAMÉS
CDMX, a 02 de Junio de 2022

Vida y Esperanza

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil meditaba en la esperanza y en la vida, dos asuntos evanescentes, para que más que la verdad. Una nota de Frida Valencia en El Heraldo de México informa que “por primera vez en un siglo, la esperanza de vida en México bajó cuatro años, al pasar de 75 en 2019 a 71 en 2021, diez años menos que el promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que es de 81”. 


Puestas así las cosas, a Gil le quedan algunos años que espera, si Dios quiere, serán muy intensos, oh, sí. Bailes africanos, caricias de seda, noches iluminadas por la pasión, reposo del guerrero, despertares álgidos, el fru-fru de la tela, el túnel del amor y, más, mucho más. 


Ahora lean esto: “La pandemia no es lo único que coincide con dicho periodo, también lo hace el ingreso de la 4T en el gobierno, temporada en la que se incrementó el rezago en materia de salud, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (…) El hecho significativo es que, en 2020, cuando la covid-19 apenas hacía acto de presencia en México, el acceso a la salud ya había empeorado, lo anterior debido a que, en 2015, 16.7 por ciento de la población registraba carencia de este acceso, y en 2020 el porcentaje había subido hasta llegar a 21.5. (…) De acuerdo con datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la República Mexicana fue una de las ocho naciones en todo el mundo donde la cifra se redujo en al menos cuatro años, tendencia que puede seguir por algunos años más”. 


¿Por qué siempre estamos entre los peores lugares del mundo? Corrupción, violencia, desigualdad, mala salud. Gil ya se cansa de llorar y no amanece. 


Escalofrío 


Gil caminaba sobre la duela de cedro blanco meditando con las manos entrelazadas en la espalda: ah, la geriatría, ciencia del final de todos los finales: “Luis Miguel Gutiérrez Robledo, director del Instituto Nacional de Geriatría (Inger), aún espera que la trayectoria cambie, aunque admitió que el rezago en materia de salud aún es el gran reto que se debe vencer para ello (…) Si bien la pandemia fue un efecto que debilitó a los sistemas de salud a nivel internacional, en México puso en evidencia lo que ya sucedía, pero de manera más aguda”. 


Se sabe que toda esta catástrofe se debe al neoliberalismo, pero el médico también insistió en que “la constante actualización de los servicios de salud y el incremento de recursos en la materia tienen que ir acompañados de la educación, pues son las enfermedades crónicas como la diabetes, el cáncer y la obesidad las que provocan cada vez más muertes, además de deteriorar la calidad de vida”. 


La diabólica, el cangrejo y la bola de cebo, terribles enemigos de la esperanza de vida, ah y los escalofríos, muy malos para vivir más o vivir menos. Gilga sabe de personas a las cuales las mató el escalofrío. En serio, carambas. 


Desesperanza 


Gil escucha a los expertos: “para Alejandro Canales Cerón, investigador del Departamento de Estudios Regionales, del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (Cucea), es muy probable que la inclinación de los datos se mantenga por unos años a la baja y posteriormente recupere sus niveles habituales, algo que debe ir de la mano con la actualización de los servicios de salud. (…) Es muy probable que la esperanza de vida se reduzca por un periodo breve. Había un efecto estructural para aumentar la esperanza de vida, y esto (la pandemia) lo tiró”. 


La verdad sea dicha (muletilla patrocinada por Morena), Gil no cree que la caída en la esperanza de vida mexicana se deba al gobierno de Liópez Obrador, ya lo dirán los expertos, pero el manejo deplorable de la pandemia debió incidir en el hecho de la vida y la esperanza. Lo cierto es que Gil no se cuece al primer hervor. Por esta razón iniciará cuidados intensivos: vigilar la presión, la oxigenación, la temperatura, niveles de glucosa, triglicéridos, niveles de creatinina, muy importantes; ah, el ácido úrico, la fosfatasa; y el antígeno prostático, Gil tiembla. Y todo para llegar con un buen viento a un nivel por debajo de lo que marca la OCDE. Qué barbaridad. 


Todo es muy raro, caracho, como diría José Ortega y Gasset: “La vida es una serie de colisiones con el futuro; no es una suma de lo que hemos sido, sino de lo que anhelamos ser”. 





COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Director Editorial: Rodrigo Yescas Núñez.
Director Administración: Eliseo Maheda López.
Webmaster: Norberto Cañaveral.
Comercializadora: RODELI SA de CV.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA