VIERNES 01 DE JULIO, 2022
Una hasta el fondo
GIL GAMÉS
CDMX
Jueves 12 de Mayo 2022, 6:59 hrs
Rommel
Rosas
Héctor
Estrada
René
Delios
Gil
Gamés
Francisco
Gómez Maza

Una hasta el fondo | GIL GAMÉS
CDMX, a 12 de Mayo de 2022

El Presidente cuentista

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil leía la columna de Pedro Salazar, director del Instituto de Jurídicas de la UNAM, investigador de primera y estudioso imparable de las leyes y la vida jurídica mexicana. Publicada en su periódico El Financiero, la contribución de Salazar cuenta que un experimentado columnista de periódicos y buen amigo le dijo un día que evitara contar en sus colaboraciones quincenales asuntos personales pues esos textos no lograrían ser de interés general. El amigo de Salazar debe quererlo bien, pero lo aconseja mal: nunca cae mejor una colaboración con un toque personal, aun cuando se refiera a asuntos públicos. Desde luego Gil no pide que los columnistas nos cuenten lo que desayunaron, pero caray, los hay cerrados en un cuarto acolchonado en una admirable sabiduría, en un conocimiento incomparable al grado de que casi no existe nadie detrás del nombre de una firma. La primera persona, la tercera y otras zarandajas con las que Gil rompió hace mil años. Ay, sí, el muy, muy. En serio, un poco de soltura convendría a toda la prensa nacional. Cuando usted encuentre a un articulista poseído por una alta misión republicana, huya de él como del covid. Después de los jitomatazos, Gamés prosigue.


Resulta que por esta vez Pedro Salazar ha roto el pésimo consejo de su experimentado amigo periodista y ha contado de forma clara y narrativa los infiernos de un grupo de investigadores de Jurídicas, que viajó a un encuentro en Tijuana, al llegar al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Lo menos que les ocurrió fue un aterrizaje fallido y dos horas y medio dentro del avión antes de llegar a un punto remoto. Salazar, anímese, cuéntenos de vez en vez una anécdota; al final, la vida esta hecha de historias.


El cuento


Pedro Salazar hizo referencia a las comisiones declarativas del Presidente: “ningún problema con el rediseño aéreo del espacio aéreo (…) que se vayan a otro lado con su cuento”. Gil leyó en un reporte de Antonio López en su periódico El Universal: “Pese a la saturación que presenta desde hace treinta años el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, los gobiernos de Peña Nieto y de Andrés Manuel L(i)ópez Obrador relegaron recursos de esta terminal para destinar miles de millones de pesos a sus megaproyectos: el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA). En la Administración de Peña se inyectaron 2 mil 272 millones de pesos, en contraste con los 73 mil 244 millones designados para el NAIM. Con L(i)ópez Obrador se presupuestaron para el AICM 5 mil 381 millones de pesos, más del doble de lo que presupuestó Peña, pero para el AIFA se etiquetaron 89 mil 586 millones con ampliaciones hasta los 116 mil millones”. O sea, el aeropuerto en funciones les importó menos a Peña y a Liópez Obrador que sus proyectos sexenales. Las consecuencias están a la vista. Que se arreglen como puedan, muy pronto tendremos un gran aeropuerto. Liópez tiró a la basura el NAIM y puso el dinero en el Felipe Ángeles, un aeropuerto fantasma que traen a tirones las aerolíneas, la Secretaría de Gobernación y empresarios codiciosos. Así las casas (muletilla patrocinada por Bartlett), el Presidente cuentista hace historias breves, sorprendentes, de finales inesperados: un cuentista de fuste y fusta.


Inflación alimentaria


La tía Eduviges trae noticias alarmantes del mercado: todo carísimo. La nota de Rubén Migueles publicada en su periódico El Universal afirma que, según el INEGI, el costo de la canasta alimentaria ha aumentado en un 28%. En el gobierno de Peña, la canasta subió 16%, en el de Felipe Calderón 27% durante sus primeros cuatro años. Por lo que usted quiera y mande, los alimentos se han encarecido. El pacto del gobierno con los empresarios logrará detener la inflación. Gil lo ignora y espera la respuesta de los economistas. ¿Qué dicen, amigos?


Todo es muy raro, caracho, como diría Cicerón: “Estemos siempre a punto para contradecir sin obstinación y dejarnos contradecir sin irritación”.  





COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Director Editorial: Rodrigo Yescas Núñez.
Director Administración: Eliseo Maheda López.
Webmaster: Norberto Cañaveral.
Comercializadora: RODELI SA de CV.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA