MARTES 20 DE OCTUBRE, 2020
Agronegocios de Vanguardia
MILTON MORALES
Tuxtla Gutiérrez, Chis
Domingo 27 de Septiembre 2020, 21:11 hrs
@zolliker
Francisco
Gómez Maza
Héctor
Estrada
Gonzalo
Núñez De León

Agronegocios de Vanguardia | MILTON MORALES
Tuxtla Gutiérrez, Chis, a 27 de Septiembre de 2020

NOS preocupemos por el agua

El incremento de la población deriva en crecientes demandas de consumo de agua para el uso doméstico, industrial y agrícola han ocasionado la sobre explotación de los acuíferos, generando un problema de muchas zonas áridas y semiáridas, lo que ha generado la necesidad de investigar e implementar nuevas tecnologías que permitan un mejor aprovechamiento de este recurso. Según la FAO, El 70% del consumo mundial de agua dulce se produce dentro de la industria alimentaria. 
Como evidencia, tenemos una situación grave suscitada en Chihuahua, donde agricultores y gobierno federal, luchan por el derecho a poder tener el suficiente volumen de agua para el próximo ciclo agrícola, lo que ha derivado en enfrentamientos con Guardia Nacional y lamentablemente muertes innecesarias. Afectando principalmente a distritos de riego como los de Delicias, Chih., don más de 50 mil hectáreas de esa región dependen de ese riego para poder cosechar sus productos como, avena, trigo, cebolla, chile verde, alfalfa, nuez, maíz, algodón, entre otros, generando un valor de la cosecha por más de 1.6 mil millones de pesos. 
Lejos de querer abordar este tema desde la perspectiva de si una u otra parte tienen la razón, esta situación nos debería hacer reflexionar sobre la imperiosa necesidad de optimizar la utilización del agua para producción agropecuaria, permitiendo utilizar menos líquido, mediante la instalación de tecnología de riego, sin el uso irracional de mantos acuíferos en dichas áreas de riego, situación que plantea la oportunidad de identificar y adoptar estrategias efectivas para el manejo del agua de riego captada durante la precipitación en este territorio, la cual oscila entre los 428.6 y 415.2 mm, en promedio, con una mayor proporción en los meses de julio, agosto y septiembre, lo que indica un periodo de sequía prolongado y la presencia de lluvias en invierno. 
De las 2.6 millones de hectáreas dedicadas a la agricultura en Chihuahua, los productores tienen acceso a una dotación de 117 litros por hectárea, cuando en años anteriores era de 132 lt/ha, solo cerca del 6% en 8 distritos de riego, es decir, más de 150 mil hectáreas, son superficie con algún tipo de sistema de riego. Esta situación obligaría al productor a preocuparse por poder utilizar esos 117 lt/ha de la mejor manera, evitando lo mejor posible la evapotranspiración, para no perder ni un mililitro de agua en búsqueda de una mejor asimilación de los cultivos del agua de riego. 
Para mejorar la eficiencia de riego se deben concentra los esfuerzos en reducir las filtraciones de los canales por medio de revestimientos o utilizar tuberías; reducir la evaporación evitando los riegos de medio día y utilizar riego por aspersión por debajo de la copa de los árboles en vez de riego por aspersión sobre la copa de los mismos; evitar el riego excesivo; controlar las malas hierbas en las fajas entre cultivos y mantener secas estas fajas; sembrar y cosechar en los momentos óptimos; así como regar frecuentemente con la cantidad correcta de agua para evitar déficits de humedad del cultivo.
El poder implementar esas mejoras deja un amplio margen para la inversión y tecnificación de riego para el resto de la superficie, lo que nos ayudaría a alcanzar el objetivo planteado de disminuir el consumo de agua por cultivo fomentando la agricultura a base de riego como una fuente de producción de alimentos muy importante, donde los rendimientos productivos, llegan a ser más del doble que si se cultivara bajo modalidad de temporal. Como pueden imaginar, esto significa también mayor eficiencia y mayores ingresos para los productores.  
Los métodos más comunes son, riego superficial y por aspersión, siendo, el riego superficial el más común, especialmente entre los pequeños agricultores, porque no requiere operar ni mantener complejos equipos hidráulicos, aunque consuma más agua y en ocasiones cause problemas de anegamiento y salinización.
El método de riego por goteo y el riego subterráneo son dos tipos de riego localizado, que es un método de riego cada vez más popular por su máxima eficacia, ya que aplica el agua solamente donde es necesaria siendo las pérdidas pequeñas. Sin embargo, la tecnología no es todo, porque el riego a pequeña escala y el uso de aguas residuales urbanas pueden incrementar la productividad del agua tanto como los cambios de la tecnología de riego. 
Como ven, es realmente necesario incrementar la eficiencia en el uso del agua de riego y al mismo tiempo mejorar la oportunidad de entrega y aplicación del líquido a nivel parcelario ante la decreciente disponibilidad de agua. Esto implica hacer inversiones sistemáticas en la conservación, rehabilitación y modernización de la infraestructura, así como en la tecnificación del riego. Estas inversiones tienen que ser afrontadas en conjunto, con aportaciones económicas de los productores, intermediarios financieros y el apoyo de los gobiernos estatales para lograr mejores resultados en el menor tiempo, pues no podemos seguir desperdiciando ni una gota.





COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Director Editorial: Rodrigo Yescas Núñez.
Director Administración: Eliseo Maheda López.
Webmaster: Norberto Cañaveral.
Comercializadora: RODELI SA de CV.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA