MARTES 20 DE OCTUBRE, 2020
Crónicas Condenadas
ORSON GE
Tuxtla Gutiérrez, Chis
Jueves 24 de Septiembre 2020, 5:24 hrs
@zolliker
Francisco
Gómez Maza
Héctor
Estrada
Gonzalo
Núñez De León

Crónicas Condenadas | ORSON GE
Tuxtla Gutiérrez, Chis, a 24 de Septiembre de 2020

El Bozal

"En los más de 21 meses transcurridos desde el 1 de diciembre de 2018 nadie ha sido presionado al silencio por el Ejecutivo Federal, ningún informador u opinador ha sido hostigado, despedido, detenido, procesado, torturado, desaparecido o asesinado por consigna de la Presidencia y el debate público está más vivo y vibrante que nunca en la historia moderna del país. Lo que es claro es que los firmantes querrían suprimir ese debate, amordazar al Presidente y reinstaurar el monólogo y la verdad única que imperó hasta hace dos años bajo el corrupto régimen neoliberal y el aparato mediático oligárquico en el que muchos de los firmantes aparecían como amos y señores del pensamiento, el análisis y la crítica y que imponía un monólogo legitimador de saqueos, violencia de Estado, corrupción, frivolidad y desaseo electoral. Estamos, pues, ante un exhorto que supuestamente llama a defender la libertad de expresión y que es, en realidad, un llamado a amordazar al mandatario más legítimo que ha tenido México desde hace muchas décadas”.
 

Esa es la respuesta del presidente a una carta firmada por más de 650 personalidades de nuestro México que no están de acuerdo con el manejo de diversos aspectos de la política pública en el país.


Esta manifestación, me hizo recordar otra respuesta emitida desde el púlpito mañanero que decía: "muerden la mano que les quitó el bozal" tras de las críticas ante el fallido operativo en Culiacán durante el año pasado.


La pregunta que queda es: ¿Cuál bozal?


La intolerancia del actual régimen a la crítica, que ante su mirada no puede tener otra motivación que una prebenda, un beneficio o el cohecho, habla muy mal de sus propias aspiraciones, de sus motivaciones, o lo que los mercadólogos de hoy llaman "triggers" o "activadores"; porque en lugar de hacernos pensar que la convicción democrática y la identificación mediante la que viven son muy endebles, porque como decían los antiguos: "el león cree que todos son de su condición".


El presidente ha sabido bien sembrar un falso dilema entre sus seguidores: "si no está con nosotros, está a favor de la corrupción".


Y es que justificar cualquier error con el pretexto de "transformar", tampoco es benéfico para el futuro de un México al que se le prometieron todas las soluciones, pero que hoy parece se le multiplicaron los problemas.


Todo aquél que ose cuestionar, criticar o pronunciarse en desacuerdo con el proceder del status quo actual pasa por un tamiz que lo lleva desde el "amigo" del régimen corrupto, pasando por el que "perdió privilegios" y enfilándose en el carril de la deslegitimación hasta llegar al pronunciamiento de "enemigos de la Patria".


Eso no es reflejo de una democracia madura, por el contrario.


Pocas esperanzas quedan de un poco de autocrítica en el sexenio ante un gobierno que ante sus propios ojos "ha hecho todo bien" y que al parecer en nada se equivoca. La eterna justificación, la constante victimización y el descargo asiduo en el tirano sin rostro que quiere sabotear la buena causa de la transformación, no deja lugar a errores propios, sin embargo, la operación que se orquesta desde Palacio Nacional, en los resultados, dista mucho de ser perfecta, y mucho se debe, a simple vista a un exceso de confianza, a una fatal simpleza adornada de pies a cabeza con falta de estrategia.


Volviendo al bozal, este realmente nunca existió o está tan vivo como siempre: no podemos hacernos de la vista gorda ante lo que sucedió en otras administraciones con la "prensa incómoda", pero la realidad no ha cambiado, y mucho menos avanzado, cuando todos los días, desde el púlpito más alto de la nación, se califica un ejercicio libre desde la connotación, la afiliación y sin introspectiva.


México pasa, por muchos motivos por uno de sus más álgidos momentos en el contexto de la democracia moderna: un ambiente de encono, polarización y constante denostación no propicia la evolución de un grupo de personas que tienen en común una patria y un sentir, pero no la posición.


Vale bien la pena que desde el gobierno se comiencen a ensayar varias virtudes, entre ellas la autocrítica, la conciliación y la integración, contrario a lo que hemos vivido en más de 21 meses de una supuesta transformación.





COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Director Editorial: Rodrigo Yescas Núñez.
Director Administración: Eliseo Maheda López.
Webmaster: Norberto Cañaveral.
Comercializadora: RODELI SA de CV.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA