JUEVES 27 DE JUNIO, 2019
Cotidianas
KYRA NÚÑEZ
Holvikken, Suecia.
Viernes 04 de Enero 2019, 9:04 hrs
Francisco
Gómez Maza
Ruperto
Portela
Héctor
Estrada
Ángel
Ksheratto
Armando
Rojas Arévalo
Gonzalo
J. Suárez

Cotidianas | KYRA NÚÑEZ
Holvikken, Suecia., a 04 de Enero de 2019

Eduquémonos para proteger a menores de toda violencia

2019 comienza con un debate de primordial importancia. No tiene que ver con el Tren Maya ni con el derecho irrefutable de los pueblos originales a sus territorios. Tampoco sobre el lado oscuro de la luna, según los chinos -prefiero la versión Pinkfloydiana.


Se trata de la salvaguarda de la presente y futura generación, la infancia. En la Cámara de Diputados se debate una iniciativa presentada por Movimiento Ciudadano para adicionar el artículo 300 del Código Penal Federal mismo que deja mucho qué desear en cuanto a aplicación y a que ni siquiera establece castigo alguno para delitos contra menores, considerados una “referencia subjetiva” a pesar de que el incremento anual de infantes que sufren violencia llega a 4 mil.


De acuerdo en penalizar fuertemente a cualquier transgresor de la vida física y emocional de una niña o niño al doble tanto en delitos menores como en mayores, pero no dejemos de lado la vital trascendencia que tiene la educación familiar y de la sociedad.


Hay muchos factores que provocan violencia contra menores. Citemos una de muchas: la pobreza. En situaciones de pobreza y extrema pobreza, como la que se tiene en Chiapas, hay dos fenómenos que infieren en su complejidad. Por un lado, permanece la idea de que una prole grande ayuda a sobrevivir. Por el otro, que la infancia usada como mano de obra ignora la obligatoriedad de la educación. Los apoyos asistenciales a jefas de familia por cada nacimiento no resuelven el problema de la pobreza ni hacen que menores vayan a la escuela. Además, en las zonas marginales las escuelas generalmente están desabastecidas de recursos y de personal docente.


En las zonas urbanas, la violencia tiene además otro encuadre. Acoso y violaciones diversas a la infancia no solamente al interior de la familia sino en el entorno social pues la edad, aunque sea menor a 18 años, no le impide estar entre los 130 mil y más que trabajan informalmente en Chiapas; y si van a la escuela no es un paraíso sino un lugar más para el maltrato, violencia entre escolares y abuso sexual sea niña o niño. La disparidad económica que existe en las ciudades y la presión de las clases influyen en violencia. La discriminación racial es violencia. La discriminación de género es violencia también. Entre la violencia física y la violencia mental no hay frontera para emigrar a la menos violenta. Ambas tienen repercusiones en cada menor.


La educación es importante. Para ellos significa obtener herramientas para la defensa. Los adultos educados en las herramientas jurídicas que existen para protegerlos serán defensores.


El Protocolo estatal de prevención, detección y actuación en casos de abuso sexual infantil, acoso escolar y maltrato en escuelas de educación básica sean públicas o privadas debe rescatarse para que cumpla su finalidad que es “salvaguardar la integridad física, psicológica y social de las niñas, niños y adolescentes” porque la estadística a la mano aunque data de 2008 mostró hace una década que más de 60 mil niñas y niños sufrieron agresiones; la investigadora periodística Candelaria Rodríguez publicó que “por cada mujer que denunció violencia hay dos niñas o niños vulnerados”. De hecho, Chiapas tiene el primer lugar nacional en violencia contra mujeres. Por ello, la periodista nos declara que “está perfecta” la iniciativa en discusión en la Cámara de Diputados que, de aprobarse, impondrá penas más duras y específicas a la violación sufrida por la niña o el niño.


Así podemos concluir que la Ley para la Protección de los Derechos de las Niñas y Niños está sin respetarse en este estado de la república que tiene el mayor porcentaje de menores en el país, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, y eso que está probado que el abuso y maltrato sexual no está correctamente documentado, pues para muchas organizaciones de la sociedad civil, es evidente el incremento de casos de abuso sexual incluso en infantes de cinco años.


Educar para erradicar la violencia es como poner alumbrado público. A mayor luz menos agresiones. Se espera.


 





COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Director Editorial: Rodrigo Yescas Núñez.
Director Administración: Eliseo Maheda López.
Webmaster: Norberto Cañaveral.
Comercializadora: RODELI SA de CV.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA