MARTES 18 DE DICIEMBRE, 2018
Crónicas de Chiapas
ABELARDO DE LA TORRE
Tuxtla Gutiérrez, Chis
Miércoles 17 de Octubre 2018, 7:02 hrs
Héctor
Estrada
Ruperto
Portela
Leonel
Durante
Javier
Herrera
Francisco
Gómez Maza
@zolliker

Crónicas de Chiapas | ABELARDO DE LA TORRE
Tuxtla Gutiérrez, Chis, a 17 de Octubre de 2018

Reflexiones sobre las votaciones de 1824 y anexión de Chiapas a México o a Guatemala

Las votaciones para definir si el estado de Chiapas se anexaba a México o a Guatemala se hicieron durante nueve meses, al recibirse informes en la Junta de Gobierno Provisional en Ciudad Real -San Cristóbal de Las Casas- del 16 de diciembre de 1823 al 8 de septiembre de 1824, y para el recuento se aceptaron como válidas las primeras o segundas actas si corregían a las primeras, ya sea a favor de México o a Guatemala. A excepción de Acala, Suchiapa, Ocozocoautla, Simojovel y San Andrés, que siguieron otros criterios.


Cuando en Acala su última votación del 18 de enero decide que la Junta resolviera, su voto debería nulificarse; pero apareció a favor de México. En Suchiapa y Ocozocuautla, en abril dieron su voto por la opinión de su representante y debería ser nulo; pero, al parecer, no fue ni para Guatemala ni para México, ni indiferente, sino que no se tomó en cuenta. En San Andrés y Simojovel la primera ronda de votos fue para México, pero la segunda del 25 de junio y 29 de julio al facultar a sus representantes deberían nulificarse, pero no fue así, sino que fueron para México. Ante esto, los 11,088 votos de San Andrés y los 4,330 de Simojovel deberían haber sido indiferentes, y los resultados ajustados con 15,418 sufragios deberían descontarse a México y de 96,829 votos serían 81,411, acercándose a los 60,400 votos de Guatemala; aunque siempre, el recuento sería a favor de la federación a México.


Tratar de establecer bases para el orden, la legalidad y desarrollo del nuevo estado de las Chiapas y de Centroamérica, no sólo era difícil para diputados chiapanecos, sino también para los centroamericanos, quienes tenían discrepancias entre ellos, porque cada estado de la nueva República Federal de Centro-América que formaban Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica manejaban sus intereses, donde los guatemaltecos trataban de controlándolas, en añoranza al poder central de la Capitanía General de Guatemala.


Las diferencias entre los líderes de la antigua Capitanía de Guatemala frente a  El Salvador, desde el primer momento de independencia de España y unión al Imperio de Iturbide se hicieron notar cuando el 5 de enero de 1821, Costa Rica, Guatemala y Quetzaltenango se sumaron a México, y en octubre lo hizo Nicaragua y Honduras, pero no El Salvador y otras ciudades como Granada, en Nicaragua; Tegucigalpa en Honduras y; San José en Costa Rica. Dos años después vuelven las diferencias al elegir al primer presidente de la República Federal de Centro-América y a pesar de que el hondureño José Cecilio del Valle obtiene 41 votos y el salvadoreño, Manuel José de Arce logra 34, la Asamblea Constituyente alegando que ninguno tenía mayoría absoluta, decide y elige a Arce como presidente de la nación que tenía menos votos.


Manuel José de Arce asume el cargo de presidente de la República de Centro-América en marzo de 1824 y él gobernaba cuando el 24 de julio de 1824, el Soconusco se une a Centroamérica, pero sorprende la actitud guatemalteca, cuando el 18 de agosto los diputados centroamericanos comunican al presidente Arce que el Soconusco quedaba incorporado a la República del Centro de América, al día siguiente, 19 de agosto, y sin facultades, tan sólo porque tomaría posesión dos meses después como jefe del estado de Guatemala, el 12 de octubre de 1824, José Francisco Barrundia, indebidamente emite un “decreto de unión del Soconusco a Guatemala”, adjudicándose derechos que no le correspondían.   


Es posible que los demás políticos centroamericanos y no los guatemaltecos, hayan tenido la intención de incorporar a Chiapas como estado a Centroamérica, y así se nota un mes después, el 22 de noviembre de 1824, cuando los diputados centroamericanos emiten la primera Constitución Política del Centro de América y en el artículo 6º dejan abierta la posibilidad de que Chiapas fuese un estado de la República de Centro-América, en igualdad de circunstancias de los cinco estados que se convertirían en naciones; aunque esa posibilidad estaba lejos de realizarse ni estaba en discusión porque, por votación, Chiapas era parte de México, y aún especulando, con el plebiscito de 1824 no se podría ser parte de la República del Centro-América, porque las elecciones del 14 de septiembre habían sido para unir a Chiapas a Guatemala y no a Centroamérica.


 


El distanciamiento entre el presidente de la República, Arce, y el jefe de Guatemala, Barrundia, estaba a la vista, lo cual era importante porque repercutía en el trato político que podrían darle a Chiapas y Soconusco.  Sin tomar en cuenta sus diferencias, algunos autores de libros justifican que los ministros de Relaciones Exteriores y asambleístas guatemaltecos o centroamericanos, en aquéllos tiempos, indistintamente y como sinónimos, usaban “la unión a Guatemala” como “la unión a Centroamérica”, cuando parece que no era lo mismo.


 


Durante los 15 años de 1823 hasta 1838-1840, Guatemala fue un estado de la república de las Provincias Unidas del Centro de América que en 1824 se llamó República del Centro de América, por lo que no era lo mismo que Chiapas se uniera a Guatemala que a Centroamérica. Si lo hacía a Guatemala sería un municipio, como Huehuetenango o Quetzaltenango; pero si era a Centroamérica, sería un estado de la nueva república como Guatemala y Costa Rica. Estas omisiones en documentos al usar como sinónimos Guatemala y Centroamérica no pueden pasarse por alto, sobre todo, por el alto nivel político, cultural y jurídico que tenían los diputados y gobernantes. Ellos sabían lo que hacían.


Lo que sorprende es la decisión de la Junta Suprema Provisional de Chiapas quienes, aún sabiendo que 8 meses antes, el 1 de julio de 1823, se había constituído la república de las Provincias Unidas del Centro de América y la primera difusión sobre el plebiscito en Chiapas se inicia cinco meses después, es decir, el 16 de diciembre de 1823, y se refuerza en la convocatoria del 24 de marzo de 1824, por qué los diputados chiapanecos se decidieron por buscar que Chiapas se uniera al estado de Guatemala, cuando hubieran podido plantear ser un estado dentro de la nueva república y a lo mejor, estar hoy igual que las cinco repúblicas centroamericanas. Aquí resalta la adecuada decisión de Tapachula del 24 de julio de 1824, cuando el Soconusco se incorpora a la república centroamericana y no al estado de Guatemala, adquiriendo alguna oportunidad de ser independiente con derechos y obligaciones similares a los países como Guatemala, El Salvador y Costa Rica.


De lo que no queda duda es que la presencia del capaz comisionado mexicano que asiste al recuento de votos en San Cristóbal el 12 de septiembre de 1824, el chileno José Javier de Bustamante, influye a favor de México en las deliberaciones de los diputados chiapanecos, y es posible que el gobierno guatemalteco o la República del Centro de América no haya enviado a nadie a las elecciones, porque sabía que “el gran coloso mexicano” había decidido desde tres años antes -1821- que Chiapas debería pertenecer a México y no a Guatemala.





COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Presidente del Consejo
de Administración:
Gonzalo Núñez de León.
Director General: Rodrigo Yescas Núñez.

Presidente del
Consejo Editorial:
Harvey Gutiérrez Álvarez.
Director Comercial: Eliseo Maheda López.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA