MIÉRCOLES 17 DE OCTUBRE, 2018
@Gjsuap nos dice que...
GONZALO J. SUÁREZ
CDMX
Lunes 30 de Julio 2018, 19:50 hrs
Abelardo
De La Torre
Héctor
Estrada
Leonel
Durante
@zolliker
Ruperto
Portela

@Gjsuap nos dice que... | GONZALO J. SUÁREZ
CDMX, a 30 de Julio de 2018

Los votos no son cheque en blanco

Pasó ya la elección presidencial y hay un claro ganador. Con una mayoría que no se veía desde 1994, cuándo tras la muerte de Colosio, Ernesto Zedillo obtuvo un mandato claro “por la paz”. Además, la mayoría en ambas cámaras le dará un amplio margen de maniobra al gobierno entrante.


Aún así, aunque está muy cerca, no tiene la mayoría calificada en automático para modificar la Constitución. Requerirá hacer acuerdos con algunos de los demás partidos. Pero bien puede hacerlo sin el PRI y el PAN; por lo que los términos de las negociaciones serán mucho más sencillos. Adicionalmente, el partido que tiene la mayoría ya prohibió que dentro de sus filas hayan “grupos “o “corrientes internas”, a la manera de las tribus perredistas. Buscan una unidad y disciplina que no se veía desde la mayoría del PRI a mediados del siglo pasado, antes de la reforma electoral de 1977.


Pero hay un hecho clave: se dice que la mayoría del electorado votó a favor de esta situación. Que por eso Morena tiene un mandato tan claro. La verdad es distinta. Sí, tuvo más de la mitad de los votos emitidos. Pero si descontamos la abstención y los votos nulos, queda apenas arriba del 30% del padrón. Es decir, la mayoría del país no voto por ellos. La mayoría de los electores, sí. Es un matiz importante que hay que tener en cuenta.


Y otro aspecto a considerar: muchos votaron por Morena, pero no por respaldar sus propuestas o proyectos. Lo hicieron ante todo por rechazo al PRI. Piénsenlo así:  AMLO obtuvo más de 30 millones de votos. Casi 15 millones más que en la elección anterior. En un momento en que el presidente Peña tenía una aprobación a su gestión menor a 20%. A tal grado que el PRI llegó en tercer lugar, a pesar de tener al candidato con más experiencia en el gobierno federal. El término “voto de castigo” tiene una nueva muestra de su existencia y salud.


El error sería entender que Morena tiene un cheque en blanco y que puede hacer lo que quiera. Tiene un gran respaldo, y deberemos apoyar ese mandato. El éxito del nuevo gobierno será un éxito del país en su conjunto. Su fracaso nos dañaría a todos. Queremos, necesitamos, deseamos que tenga éxito. Pero eso implica que el presidente López Obrador tenga claro que la mayoría del país buscaba castigar al PRI. No buscaba respaldar a algunos miembros extremos dentro de su movimiento.


Hay quien dice que “deben acabar con todo el modelo neoliberal”. Oponerse al libre comercio o, incluso, “no expropiar… sino devolver al pueblo los bienes que se le han robado: petróleo, minas, puertos, aeropuertos…”. Son discursos que le suenan bien a una minoría de izquierda extrema. Pero que no es lo que más le conviene al país. Cuidar el respeto al estado de derecho y hacer las políticas públicas que propusieron: no “descubrir” que se requiere una nueva constitución de corte bolivariano, por ejemplo. Hacer las cosas bien: es lo menos que esperamos, es lo que necesitamos. Ni más ni menos.


¡Sigamos el debate! En Twitter: @gjsuap. En Internet http://gjsuap.com





COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Presidente del Consejo
de Administración:
Gonzalo Núñez de León.
Director General: Rodrigo Yescas Núñez.

Presidente del
Consejo Editorial:
Harvey Gutiérrez Álvarez.
Director Comercial: Eliseo Maheda López.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA