LUNES 12 DE ABRIL, 2021
NOTICIAS

Tuxtla Gutiérrez, Chis
Miércoles 07 de Abril 2021, 22:39 hrs

NOTICIAS | | Tuxtla Gutiérrez, Chis
JUANA Gómez Ramírez, alfarera de jaguares

Kyra Núñez de León


De sus manos, de su mente y de su corazón, la maestra alfarera Juana Gómez Ramírez va creando portentosos jaguares de nuestra tierra selvática en barro de nuestro suelo; los Balam de día, cuyas manchas semejan puñitos de granos de maíz y frijol negro, y de la noche en barro negro con destellos pulidos semejando estrellas en esos cuerpos sólidos donde se advierte el músculo.


No es la primera vez que llego a Amatenango del Valle en búsqueda de alfarería, ya casi puedo decir que voy completando un gallinero, pero la diferencia esta vez es que voy buscando un jaguarcito, mejor dicho, vengo en busca de la Premio Nacional de Cerámica en Barro, cuya pieza de Jaguar inigualable resaltaba como Dios Maya guardián de vida, en el Museo Banamex en Ciudad de México, en 2013.


Mi cita fue hecha sin duda con el destino. Encuentro el cartel que anuncia su taller y hacia el centro de Amatenango llegamos. Una mujer va cruzando la calle, pregunto ¿es la galería? Sí, contesta deteniéndose. La veo y pregunto confirmando ¿Eres Juana Gómez Ramírez? Ya para entonces me lleva caminando hacia la galería por la entrada de su casa y no por la puerta de la tienda. Rosas amarillas, agapandos blancos, lilis anaranjadas, una enorme cobra en barro se esconde del tronco del árbol, grandes y pequeños jaguares amarillos y negros, terminados y en hechura están por ahí alrededor de una enorme vasija con adornos de iguanas y ranas.


El tiempo va a su ritmo entre la plática dicharachera de la hermosa alfarera nacida en 1982 que recuerda su infancia de niña de la calle luego del abandono del padre, cuando con su madre empieza a elaborar vasijas y ollas para vender en los alrededores; se vuelve dibujante, gana su primer premio con el de un gato y comienza a dibujar primero caritas de gato, después gatitos y luego les da vida en barro.


Si llegó por mérito propio a ser lo que es hoy, maestra alfarera, nos cuenta que el maestro Alberto Bautista Gómez, quien por cierto rompió la tradición de que el barro tan solo es manipulado por mujeres, le encargó ayudarle. La suerte, aunque yo diría que destino, la hizo ser descubierta por los directivos de Fomento Banamex.


- Eres súper famosa como “la alfarera del jaguar” ¿lo sabes?


- Famosa no lo sé, pero estas dos piezas (de los inigualables jaguares que muestra) están listos para viajar a España; el Balam negro y su compañero se los llevan a Ciudad de México; tres más están casi listos para enviarse a Estados Unidos. Ellos son los famosos.


En efecto, aparte de las exhibiciones museográficas, las piezas de la maestra alfarera se encuentran además en Inglaterra, Bélgica, Australia. Una pareja entra en algún momento a la galería y luego de saludarles y saber que vienen de Francia aunque viven en Guadalajara, la maestra Juana sigue platicando “lo que quería hacer era gatitos, con sus caritas y colitas direrentes, pero la vida decidió otra cosa”.


No le es suficiente mostrarnos la galería sino que nos lleva a su taller, donde su prima Felipa le entra con gusto al moteado mientras que la alfarera de jaguares nos muestra de pies a cabeza cómo se va esculpiendo la pieza, de las garras de las patas a las orejas y hocico, y las pinturas naturales y alguna de acrílico que trabaja, que de cierto no sabe en qué manos quedará “realmente no hago por pedido, no puedo dar una fecha de entrega, cada jaguar es único y se hace como lo voy haciendo, y tampoco me gusta que me apresuren, entonces no salen bien.”


- ¿Hablas con ese jaguar que vas haciendo o en qué piensas mientras lo trabajas?


- En realidad pienso mucho en lo que voy a hacer, en lo que estoy haciendo, en la posición del cuerpo, de cómo saldrá la cola, requiero mucha concentración, hablo porque el sentimiento sale cuando estás moldeando el barro y luego esperas a que medio seque para seguir montando la figura.


- Cuando terminas una escultura ¿qué sientes?


- Más que orgullo es una gran felicidad, y doy gracias a Dios porque nos da este trabajo, y por el trabajo que nos acerca a Dios.


Va contando que trabajan en familia, hombres y mujeres, padres e hijos, al final entiendo que en este trabajo hay paridad, “nada como en el pasado en que si un hombre se hacía alfarero pues le decían que era gay”, del taller que en enero cumplió 23 años y tres la galería.


Me sorprende cuando me cuenta que no sabe leer ni escribir en español aunque lo habla muy bien. Claro está que su idioma tzeltal sí que lo habla, lee y escribe. Como inició su maestría en el dominio de la escultura jaguares en barro también comenzó a platicar en español “aunque ni falta hace pues tiene tantas palabras para decir cosas, cuando en tzeltal nos concentramos en significados y sentimientos”.


La maestra de arte popular aún no ha terminado. Ahora nos lleva a que admiremos un enorme horno de leña donde un jaguar de 110 centímetros de alto puede tomar 10 horas de coacción a 960 grados de temperatura “por eso tienen agujeros en la panza y en las patas por donde les entra el fuego”. Luego pasará a la pintura del pelaje y la cara. Fue ahí, enfrente al horno, donde un enorme jaguar echado espera que pase domingo de pascua para ser horneado, en que decido a Juana Gómez Ramírez como la Mujer Cotidiana de Abril, una de las grandes artesanas del país; su obra y nombre están inscritas en el libro de los Grandes Maestros del Arte Popular de Iberoamérica. La pueden visitar en Amatenango del Valle.



COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Director Editorial: Rodrigo Yescas Núñez.
Director Administración: Eliseo Maheda López.
Webmaster: Norberto Cañaveral.
Comercializadora: RODELI SA de CV.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA