ESTÁN sin terminar 42% de las Universidades del Bienestar

Jorge RicardoCd. de México (30 octubre 2022).- De las 145 Universidades para el Bienestar Benito Juárez (UBBJ) que presume el Gobierno federal, 61 planteles (el 42 por ciento) tienen sus edificios en proceso de construcción o incluso sin haber iniciado.

En la CDMX hay seis escuelas que aún no tienen edificio propio y otras que ni siquiera cuentan con el terreno.

«En Xochimilco, tenemos una escuela improvisada, pero no tenemos mesas, solamente puras sillas», explicó un alumno.

En Escárcega, Campeche, a la sede le han asignado oficialmente 10 millones 87 mil 344 pesos y tiene 239 alumnos que estudian Ingeniería Agroforestal. Sin embargo, en el sitio de las UBBJ aparece sólo la imagen de un terreno en medio del bosque y la anotación: «En proceso asignación de predio ante Indaabin (Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales)».

En Guerrero, donde en total hay ocho sedes, tres se reportan sin edificio: la de Alcozauca, con 737 alumnos y 10 profesores; la de Malinaltepec, con 394 alumnos y sólo dos maestros, y la de Tixtla, con mil 733 alumnos y 23 profesores.

En Tixtla, donde la Secretaría del Bienestar reporta el 62 por ciento de la población en pobreza o pobreza extrema, los estudiantes se han manifestado varias veces por salones, maestros y prácticas profesionales de enfermería.

«Ya estamos a casi nada de terminar una carrera, desafortunadamente no tenemos apoyos», dijo el 16 de octubre una alumna en una asamblea en línea de estudiantes. En la ficha oficial de esa sede aparece un presupuesto de 15.6 millones y la foto de una montaña.

En Balancán, Tabasco, donde se reportan 165 estudiantes de Veterinaria y tres maestros, no hay todavía edificio. Según el ex Alcalde Javier Pliego, quien gestionó la sede, un particular decidió llevarse el proyecto al ejido Ojo de Agua.

«Se llama Ulises, se la llevó a título personal, como diciendo que era amigo de Obrador y se sintió dueño de la gestión, pero la verdad, no han avanzado nada todavía. Nosotros queríamos ver cómo la podíamos regresar», dijo.

Otras 37 sedes se reportan como en proceso, con avances hasta el 80 por ciento. Entre ellas está la de Juchitepec, en el Estado de México, con 21 alumnos y 3 maestros que enseñan Ingeniería en Procesos Agroalimentarios, pero que hasta el 31 de agosto sólo estaba en obra negra. O la del Municipio de Othón P. Blanco, en Quintana Roo, que, con 12.6 millones de pesos asignados desde 2019, tenía hasta hace un mes y medio sólo las paredes y un avance del 50 por ciento.

El 6 de agosto, en Armería, Colima, Sosa reconoció ante el Presidente López Obrador que tenían 145 sedes, a las que se les había asignado desde 2019 una inversión de 4 mil millones de pesos, pero que estaban incompletas.

Sosa presumió que la sede más grande es la del Municipio de Juan R. Escudero, en Guerrero, con 3 mil 600 estudiantes y oficialmente terminada, aunque desde el 15 de agosto los alumnos de nuevo ingreso no han podido tomar clases por falta de salones.

«Estamos con una clase en línea al día», dijo María de los Ángeles Esquivel, de 19 años.

La de Ticul, en Yucatán, también se reporta terminada, pero sus alumnos de Medicina se manifestaron hace unos días para pedir laboratorios, maestros y clases. «¡Ni una sede más, terminen las que están!», reclamaron.

Y es que el 6 de agosto, López Obrador anunció 55 sedes más para llegar a 200.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *