VIERNES 21 DE SEPTIEMBRE, 2018
Ecce Hommo
ROMMEL ROSAS
Tuxtla Gutiérrez, Chis
Miércoles 10 de Enero 2018, 0:05 hrs
Francisco
Gómez Maza
Héctor
Estrada
Ruperto
Portela
Leonel
Durante
Abelardo
De La Torre
Kyra
Núñez

Ecce Hommo | ROMMEL ROSAS
Tuxtla Gutiérrez, Chis, a 10 de Enero de 2018

2018: ¿QUIÉN VOTA?

Este es un año crucial para la democracia mexicana; la elección, según las diversas encuestas publicas, será una carrera pareja entre tres y el final, se antoja de fotografía; de ahí la importancia que tendrán las instituciones electorales del país, encabezadas por el Instituto Nacional Electoral, en la organización de todo el proceso electoral, cuyo objetivo principal es la legitimidad. Para lograr esto último, es necesario convencer a la ciudadanía de salir a votar.


De ahí la pregunta con la cual titulo esta mi primera columna del año (tomada la cuestión del libro homónimo de Robert Dahl, Who votes) y, aunque la respuesta pareciera bastante obvia – todos aquellos ciudadanos mayores de 18 años, de acuerdo con la Constitución –, ésta se vuelve aún más compleja, sobre todo si pensamos en los niveles de abstencionismo en el país, los cuales en una elección presidencial, promedian el 40% del total de los votantes. De ahí que los distintos candidatos enfoquen sus miras en los públicos que históricamente muestran, en primera instancia un comportamiento de lealtad hacia los partidos, y después la masa de indecisos, quienes son en no pocas ocasiones los decisores reales de una elección.


Para comenzar debemos comenzar que cada entidad federativa de la República representa una realidad distinta y, por lo mismo su población actúa de forma diferente a la hora de emitir al sufragio. De esta manera, considerar que el comportamiento del voto en el país es homogéneo, puede representar uno de los mayores errores a la hora de analizar en que sentido se votará.


De ahí que podamos ver, en los estados del sur – sureste (Guerrero, Oaxaca, Tabasco y Chiapas) un alto posicionamiento de los partidos de izquierda (léase PRD y Morena) junto a la lealtad histórica que ha tenido el PRI, con una derecha débil, dados los altos índices de marginación y desigualdad existentes en esos estados, sumados a una presencia mínima de las clases alta y media. En los estados de la Península de Yucatán (Campeche, Yucatán, Quintana Roo) el posicionamiento es mayor para la derecha, PAN, y el PRI mantiene su votación histórica.


El Norte del país (Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí, Tamaulipas, Baja California, Sinaloa, Durango), industrializado históricamente, contiene además del posicionamiento del PRI, una alta presencia del PAN dada la fortaleza que ahí tienen las clases industriales y una clases media y baja leales a los primeros. El Centro del país vive posicionamientos distintos, por un lado en la zona del bajío, la presencia de la Derecha, así como en Puebla, mientras que en la Ciudad de México, Hidalgo, Michoacán, Morelos y partes del Estado de México, la izquierda mantiene una alta presencia. Mención aparte son Veracruz que dependiendo la región tiene presencia de algunos partidos y Baja California, en donde la izquierda se ha fortalecido en los últimos años.


La otra parte del análisis, nos lleva a ver la elección por grupos de edad: en primera instancia están los jóvenes entre 18 y 30 años, en donde encontramos a los llamados “Millenials”, quienes a la hora de la votación pueden comportarse de manera fluctuante, dividiendo el voto entre izquierdas y derechas y, los menos para el PRI. No obstante, este grupo es uno de los retos para los candidatos, sacarlos a votar será un desafío, en virtud de su grado de decepción de las cosas y una tendencia al determinismo y a pensar que en poco o nada afectan los políticos sus vidas personales.


Por el otro lado se encuentra la población mayor de 60 años, quienes en su gran mayoría favorecen al PRI y, no pocos son seguidores de AMLO; este grupo dada la lealtad histórica mostrada en votaciones anteriores, tendrán poca variación a la hora de emitir el sufragio, además de constituir uno de los grandes núcleos votantes, no sólo en México, sino en el mundo.


En el Sandwich quedan, quienes tenemos entre 30 y 60 años, un grupo con comportamientos electorales distintos, basados sobre todo en la historia que hemos vivido en los últimos años y, como se dice coloquialmente, el cómo nos ha ido en la feria, de ahí que otro de los enfoques electorales principales estén centrados en este grupo y, sobre todo en las amas de casa, a la postre las grandes influyentes en la toma de decisiones familiares.


Tampoco debemos omitir que parte del comportamiento electoral de la jornada del próximo 1 de julio, se dará en función del desempeño que tengan el gobierno federal y los gobiernos locales en los meses que vienen, la capacidad que tengan los partidos para convencer a los ciudadanos y, sobre todo, la influencia que puedan tener actores externos interesados en inclinar la balanza a favor o en contra de algún o algunos candidatos.


Sería un error esperar un año terso; por el contrario una elección tiende a polarizar a la ciudadanía; de ahí la necesidad de llamar a dos de los principales principios democráticos, la tolerancia y el respeto, a la opinión y a las decisiones del otro; dejando de lado las descalificaciones y sabiendo, que al final de la jornada, México se construye a partir del trabajo de todos y cada uno de sus habitantes y no solo de las decisiones de la clase política.





COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Presidente del Consejo
de Administración:
Gonzalo Núñez de León.
Director General: Rodrigo Yescas Núñez.

Presidente del
Consejo Editorial:
Harvey Gutiérrez Álvarez.
Director Comercial: Eliseo Maheda López.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA