LUNES 18 DE JUNIO, 2018
Cotidianas
KYRA NÚÑEZ
Tuxtla Gutiérrez, Chis
Domingo 07 de Enero 2018, 23:46 hrs
Francisco
Gómez Maza
@zolliker
Editorial
Ruperto
Portela
Rodrigo
Yescas
Héctor
Estrada

Cotidianas | KYRA NÚÑEZ
Tuxtla Gutiérrez, Chis, a 07 de Enero de 2018

LA PROMISCUIDAD de los políticos en la política

Otrora, ser militante de un partido era honra ideológica. Priísta hasta la muerte, decían unos. Panista hasta el sepulcro, decían otros. Había comunistas, sí. Y también el partido de los trabajadores. Como en el caso destacado del PRI con sus secciones campesina, obrera y empresarial, gobernó México para bien o para mal, por 71 años hasta 2000 y de nueva cuenta, aunque ahora sí que para mal, de 2012 al 2018.  


Hoy lo que vemos es la promiscuidad de los políticos.


Provengo de una generación donde los ciudadanos eran más bien electores (pues esto de la ciudadanía es más contemporáneo) pero aún así se regocijaban del juego aquél del “tapado” y esperaban, como si no lo supieran, el momento del “destape” para volcar todo su entusiasmo en la identidad del elegido que sería continuación del selector –salvo raras ocasiones. Pero el que era priísta, lo era. Y el panista lo era. Y así para las militancias de otros partidos aunque el PRI y el PAN eran los dos grandes  bloques.


Defecto de la mal llamada transición a la democracia, es este juego de sillas musicales que visualizamos hoy día. Al son de las elecciones y por la ambición de grupos elitistas de mexicanos que perduran al mejor de los estilos porfiriatos, digamos clan Salinas de Gortari, los políticos van buscando la silla que pudiera acercarlos al poder. Presidente, o gobernador, o alcalde, o senador o diputado a nivel federal o estatal, a regidores y aún a quienes sueñan con lo que otrora se llamaba “el hueso” o sea, un puesto en el gabinete de quien fuera seleccionado.


Así, las alianzas vienen confundiendo al pueblo. Y los militantes de esos de a verdad, a los que no se les quita ser de un partido, medio se rebelan pero no se oponen a que sus dirigentes decidan irse a la sopa de letritas. Vemos así que si eres priista pues también serán del Verde o del partido de la recién liberada “maestra” o sea el Panal; pero el PAN hace lo mismo, aunque sus aliados son menos atractivos ya que Movimiento Ciudadano que anteriormente pudo avanzar ahora se resta puntos y la organización Por México al Frente apenas unos cuantos del pueblo la conocen; ningún partido aparenta escaparse de este estilo “fusión” pues vemos así a Morena con el Partido de los Trabajadores y aún vacilando con el Encuentro Social.


¿Y los precandidatos? Pues es lo mismo. Ya no hay respeto a la ideología de uno u otro partido. Es más, como el caso de Meade, ni siquiera se necesita ser militante para llegar a ser elegido por un partido.


No hay otra manera de describir la situación de los políticos en la política sino de promiscua. Ahorita soy del PAN pero si éste no me propone de precandidato para tal o cual puesto, lo busco en el PRD ó en Morena ó en el verde o el azul turquesa, y para el colmo, estos partidos aceptan. ¿Usted confiaría en un político tal?. Yo no. Se acabó la fidelidad, la lealtad, la ideología. Y de esta promiscuidad política aún se ignora cuál será el eje de su pensar y de su actuar pues, honestamente, todos dicen lo mismo, por si fuera poco, dicen lo mismo que han estado diciendo presidentes y gobernadores priístas o panistas desde tiempos inmemoriales.


Experiencia de elecciones en 2015 es la confusión de votantes a la hora de sufragar. Tenían claro –por su venta del voto- que debían poner X en el logo del partido pero éste, acompañado de otros partidos en alianza, los confundió. Súmele ahora los y las candidaturas de los y las independientes. Las venideras elecciones serán aún más confusas, se prevé.


La pregunta es si esta promiscuidad de los políticos y de los partidos políticos refuerza la transición a la democracia, o si por lo contrario, la socaba. 





COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Presidente del Consejo
de Administración:
Gonzalo Núñez de León.
Director General: Rodrigo Yescas Núñez.

Presidente del
Consejo Editorial:
Harvey Gutiérrez Álvarez.
Director Comercial: Eliseo Maheda López.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA