MARTES 12 DE DICIEMBRE, 2017
A mi manera
RODRIGO YESCAS
Tuxtla Gutiérrez, Chis
Jueves 03 de Agosto 2017, 0:39 hrs
Héctor
Estrada
Luis
Rincón
Kyra
Núñez
Rommel
Rosas
Gonzalo
J. Suárez
David
Antonio Martinez Guillen

A mi manera | RODRIGO YESCAS
Tuxtla Gutiérrez, Chis, a 03 de Agosto de 2017

Calles y baches vemos…

Polémica y revuelo causó ayer en chats de whatsapp y redes sociales la nota que publicamos en este periódico sobre el programa de bacheo emergente que puso en marcha el presidente capitalino Fernando Castellanos. Para muchos sigue resultando hasta ofensivo que se enfrente el problema de las calles en mal estado con el Jet-Patcher cuando lo que se necesita es pavimentar, ya que de acuerdo a sus argumentos, hoy tapan el bache y mañana se vuelve a hacer. Creo que su punto es válido.


Para otros la medida es buena pero se quejan que dicha tecnología no llega a su colonia o ruta cotidiana, lo cual también es un argumento sólido.


En lo personal y como tuxtleco, aún a sabiendas que vendrán los reproches y burlas hacia mi persona por apoyar a esta administración, opinaré que no recuerdo una campaña tan intensa de bacheo en época de lluvia y, sobre todo, de pavimentación, como la del actual ayuntamiento tuxtleco.


Por supuesto que no es ni será suficiente; Tuxtla tiene cerca de 50 mil calles, la mayoría inauguradas hace ya muchísimos ayeres y las que no, con notables deficiencias que evidencian corrupción en su construcción.



El compromiso de Castellanos de mantener un programa permanente de bacheo y, sobre todo, de pavimentar una calle por cada día de su gestión es loable (incluso cuando venga superando esa cantidad) pero debe verse como el inicio de una nueva política de mantenimiento e infraestructura para las administraciones venideras y no como la panacea que por arte de magia venga a resolver todas las  deficiencias que tienen la gran mayoría de las vialidades de esta ciudad, de ahí que encuentre algo decepcionantes las opiniones de aquellos que esperan que de la noche a la mañana esta ciudad tenga todas sus calles en perfecto estado.


Si a esto le sumamos la precaria situación de las arcas municipales, afrentadas gravemente por la carga presupuestal que significa una enorme base sindical inamovible cuya principal actividad laboral es estirar la mano para cobrar; de un Sistema de Agua Potable obsoleto y endeudado; y de un elefante blanco y ventajoso llamado Proactiva que se ampara en un contrato para recoger basura, firmado en la administración pasada y en claro detrimento para la solvencia de Tuxtla, pues creo que se ha hecho mucho con muy poco. De ahí mi dicho “calles y baches vemos… presupuestos y corrupciones anteriores no sabemos”.



¿Y entonces cómo se llevan a cabo estas obras? Bueno, pues con gestiones a nivel federal y tampoco es un secreto que el gobierno estatal ha financiado de cierta manera la operatividad de esta gestión; no quiero ni imaginar cómo estaríamos de tener de presidente municipal al otro contendiente.



“Oye Chico pero veo que la mayoría de las veces pavimentan en zonas alejadas y que nada que ver”. De acuerdo, “compromisos de campaña” que les dicen. No sé si entiendan mi respuesta, pero no creo que no sepan que el alcalde tenga plenamente identificados los lugares donde la gente lo respaldó con su voto y donde no. No es astrofísica. Y sin embargo la renovación del boulevard Belisario Domínguez y arterias principales es evidente, en beneficio de los todos los capitalinos.


Antes de despedirme quisiera ahondar en el tema de los dos empresarios que amagaron agarrarse a trompadas en plena sala de Cabildo (lo cual es harto vergonzoso y triste) debido a un desencuentro de infraestructura que afecta en temporada de lluvia a los que viven y circulan por el libramiento sur a la altura del boulevard Ciro Farrera. El de las Torres Ka’an culpa al del complejo de edificios construidos cerro arriba de que las aguas anegan y llenan de lodo las vialidades de acceso a sus lujosos departamentos, mientras que el segundo culpa de que en la construcción de dichas torres se clausuró indebidamente un dren pluvial que evitaría esta problemática, pero que estorbaba a los ingenieros. Hoy Rodolfo Granda propone que sean los empresarios y dueños de plazas comerciales de la zona quienes le metan doce millones de pesos para construir un nuevo dren, mientras que Rómulo Farrera exige que sea con dinero del ayuntamiento que se haga dicha obra.



Ante todos estos rumores, sólo diré que no podemos ni debemos pagar los contribuyentes por los errores de planeación de particulares, así otras administraciones municipales hayan dado los respectivos permisos de construcción. Es hora que todos asumamos nuestras responsabilidades sin cargarle la mano al erario, sobre todo cuando en pleno frenesí electoral se le levantó la mano al candidato contrario. Nos vemos…





COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Presidente del Consejo
de Administración:
Gonzalo Núñez de León.
Director General: Rodrigo Yescas Núñez.

Presidente del
Consejo Editorial:
Harvey Gutiérrez Álvarez.
Director Comercial: Eliseo Maheda López.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA