JUEVES 22 DE JUNIO, 2017
A mi manera
RODRIGO YESCAS
Tuxtla Gutiérrez, Chis
Lunes 05 de Junio 2017, 23:59 hrs
Joaquín
Ramos
Elam
Náfate
Rodrigo
Aquino
Rommel
Rosas
Rodrigo
Yescas
Héctor
Estrada

A mi manera | RODRIGO YESCAS
Tuxtla Gutiérrez, Chis, a 05 de Junio de 2017

Cambios que no cambian nada

No sé ustedes pero yo ayer domingo a media tarde, cuando leí en mis periódicos Reforma y Milenio que había ganado MORENA la elección en el Estado de México, sentí como que algo no cuadraba; como que no nos estaban pasando la película completa; como que el Cruz Azul hubiera ganado una final. No estaba equivocado.


Y es que todo estaba muy raro; el PRI borró tuits donde aseguraba haber ganado y de Ochoa ni los rezos; además no vi en ningún templete a López Obrador festejando su triunfo, perdón, levantándole la mano a la maestra Delfina frente a todos los morenos. Josefina tuvo tiempo para anunciar lo que todos ya sabíamos (que había perdido) mientras que Juan Zepeda era todo sonrisas, como de contratista sabedor que le había apostado al caballo ganador.


Los demás habitantes del país vimos una película que ya nos sabemos de memoria; rebases por la derecha durante el conteo, acusaciones y descalificaciones a diestra y siniestra y, lo que me temía, una sensación de descontento y apatía porque pues, al parecer, las cosas no cambian aunque todo pareciera indicar que deberían.


En Coahuila ni se diga. Décadas bajo el yugo de los Moreira y cuando todos pensábamos que por fin se sacudían de ellos, pues que siempre no. Si los Coahuilenses fueran dinosaurios, estoy seguro que votaban por el meteorito.


¿Entonces por qué las cosas no cambian? Porque el sistema está creado para perpetuarse.


Muchas veces he escrito en estos renglones que los institutos electorales en México nunca han servido para nada y que además nos cuestan una fortuna, y es que no es posible que en sus caras se rebasen topes de campaña, se desvíen recursos públicos, se manipule el voto, se roben casillas y se alteren tanto padrones como urnas y actas.


Es el colmo que en este siglo XXI sigamos utilizando un sistema arcaico de crayón y papel que se presta a tantas trampas en lugar de adoptar el de otros países. ¿Qué tal tener varias semanas para mandar el voto por correo?. ¿Y si lo hacemos electrónico, como los gringos? No sólo es más seguro sino que imposibilitaría a los mapaches a hacer su labor.


¿Por qué no lo hacemos? Porque el sistema está creado para perpetuarse.


Votaron en el Estado de México apenas un poco más de la mitad de los que tienen derecho y obligación de hacerlo, lo que me deja claro que somos muy buenos para quejarnos pero no para actuar en consecuencia. A mi no me importa si gana uno u otro partido, sino que quien lo hace no tiene esa legitimidad tan necesaria para decir que vivimos en una democracia. El treinta y tantos por ciento de la mitad del padrón nos da algo así como un quince por ciento del total, y mientras esa sea la tendencia se les va a seguir haciendo fácil hacer trampa.


Suena trillado, pero es votando la única vía para que los cambios sí cambien las cosas, porque mientras dejemos que la apatía y por ende el abstencionismo imperen en los procesos electorales, el sistema seguirá perpetuándose a través y a costa de todos y cada uno de nosotros, y lo más triste es que no nos va a quedar otra que aguantar un sexenio tras otro. Nos vemos…





COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Presidente del Consejo
de Administración:
Gonzalo Núñez de León.
Director General: Rodrigo Yescas Núñez.

Presidente del
Consejo Editorial:
Harvey Gutiérrez Álvarez.
Director Comercial: Eliseo Maheda López.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA