MARTES 12 DE DICIEMBRE, 2017
Cotidianas
KYRA NÚÑEZ
Tuxtla Gutiérrez, Chis
Domingo 28 de Mayo 2017, 23:49 hrs
Héctor
Estrada
Luis
Rincón
Kyra
Núñez
Rommel
Rosas
Gonzalo
J. Suárez
David
Antonio Martinez Guillen

Cotidianas | KYRA NÚÑEZ
Tuxtla Gutiérrez, Chis, a 28 de Mayo de 2017

Mujer Indígena, Marichuy, Candidata Presidencial para el 2018

La expectativa se cumplió así como la promesa del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el Congreso Nacional Indígena: para las elecciones de 2018 una mujer e indígena sería su candidata presidencial, y lo es María de Jesús Patricio Martínez.


Chiapas, curiosamente, retiene el bastón de mando en materia de iniciativas revolucionarias desde el levantamiento zapatista del 1º de enero de 1994, como se ve este domingo 28 con la designación de la médica tradicional nahua, conocida como Marichuy entre sus benefactores, de 57 años, nacida en Tuxpan, Jalisco.


La forma en que se designó a la indígena nahua se dio con su nombramiento de Vocera del Concejo Indígena de Gobierno y como tal, candidata independiente para Presidenta de México, durante un acto en San Cristóbal de las Casas concurrido por extasiados seguidores del EZLN y representantes de los medios de comunicación. Aunque lo que procede es su registro ante las autoridades electorales o en palabras del subcomandante Galeano “que su nombre aparezca en las boletas electorales” Marichuy se convierte de facto en la primera candidata presidencial para los comicios de 2018, dado que la pugna de la ex primera dama, Margarita Zavala, para lograr la candidatura del Partido Acción Nacional no ha terminado.


A Patricio Martínez se le conoce por su trayectoria de servicio social entre indígenas y su designación fue consensuada entre 848 delegados y concejales de los 58 pueblos indígenas en México convocados por la subcomandancia del EZLN y el Congreso Nacional Indígena,  que la tarde de este domingo le ofrecieron el apoyo para llevarla triunfante del proceso electoral del próximo año. Y con ella, muchas mujeres veremos visibilizar la disparidad tajante de géneros que afrenta a nuestro país, la discriminación y el racismo que persisten desde hace más de cien años, el clasismo y la “blanquitud” con la que muchos se identifican. Visibilizar el desprecio de género es buscarle una salida política.


No la tendrá fácil, sin duda, la candidata presidencial indígena. Los golpes bajos vendrán de muchos y de muchas partes, no solamente porque se le hará coincidir con el EZLN de quien se le critica la debatible teoría de su alianza con el clan del grupo de la familia de Carlos Salinas de Gortari, sino porque se le achacará su desconocimiento del quehacer político. Es más, no serán pocos los que recuerden el momento histórico de la presidencia del indígena oaxaqueño Benito Juárez y aventurarán que será como éste, un presidente nómada.


Esto y mucho más se dará. Pero no me queda la menor duda de que la candidata presidencial independiente marca un hito en la historia mexicana.


La sorpresa y la incredulidad y las preguntas obvias han comenzado a emerger. ¿Candidata presidencial indígena? De seguro que quienes critican dirán ¿qué sabe una indígena y mujer, de política?. Evidentemente. Las indígenas sufren no solamente la discriminación estructural y sistémica sino que se agudiza con una discriminación de género absoluto que las minimiza en sus posiciones sociales y económicas. Ello les ha limitado y hasta imposibilitado a lo largo de la historia participar en la política.


Pero ya no. Dejemos claro el histórico de la paridad de género sostenida por los zapatistas desde su aparición, ahí mismo en San Cristóbal de las Casas, en enero de 1994. De ahí, con la comandante Ramona y muchas otras, se abrieron un espacio de participación política, social y militar. Ellas lograron avanzar vía la lucha armada. Nosotras las urbanas, lo hacemos a fuerza de “sentenciazos”. Al final, es lo mismo porque se logra avanzar.


María de Jesús Patricio Martínez aprenderá en la marcha de una campaña que le deseo sea plena de vivencias y de apoyo; no solamente se trata de imaginarse lo inimaginable que sería una mujer e indígena como presidenta de México sino de pensar en que se podrá visibilizar nuestra propia sangre de mestizaje, denunciar la opresión feudal colonialista que nos oprime, mostrar que hay exclusión y denigración, violencia aterrorizante y mucho más; de paso, poner a prueba al sistema electoral mexicano. Si en 1994 los indígenas clamaron “nunca más un México sin nosotros” hoy el clamor es por un México incluyente y paritario y además, sin violencia política contra la mujer.


Hace varios meses, cuando los zapatistas anunciaron que tendrían a una mujer indígena como candidata presidencial, decidí darle de entrada mi voto, sea quien fuera. Aunque hay quienes creen que el sufragio es secreto, la compra de votos y el robo de la identidad electoral que distingue a los comicios en las últimas elecciones, me motiva a revelarles que mi voto ya está asegurado.





COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Presidente del Consejo
de Administración:
Gonzalo Núñez de León.
Director General: Rodrigo Yescas Núñez.

Presidente del
Consejo Editorial:
Harvey Gutiérrez Álvarez.
Director Comercial: Eliseo Maheda López.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA