Domingo 25 DE JUNIO, 2017
Agronegocios de Vanguardia
MILTON MORALES
Tuxtla Gutiérrez, Chis
Jueves 11 de Mayo 2017, 6:38 hrs
@zolliker
Héctor
Estrada
Joaquín
Ramos
Elam
Náfate
Rodrigo
Aquino
Rommel
Rosas

Agronegocios de Vanguardia | MILTON MORALES
Tuxtla Gutiérrez, Chis, a 11 de Mayo de 2017

Ojalá que llueva esta vez en el Campo; Fenómeno “El Niño” y su efecto

Ya se aproxima la temporada de lluvias en la entidad, y la gran interrogante es, ¿lloverá?


Actualmente, la preocupación de los productores continúa debido a la sequía anormal presentada, previa a la temporada de lluvias. De acuerdo a los pronósticos del Sistema Meteorológico Mexicano, se espera contar con una humedad aceptable para el período de siembra. El inconveniente es que aún no existe la regularidad de precipitaciones para que los cultivos se desarrollen de manera apropiada, derivado del efecto de sequía o “Canícula” sucedida en 2016, evento climático que consistió en una disminución de precipitación a mediados de la temporada de lluvias (mayo-octubre 2016). Este fenómeno no se presenta de manera periódica, sino que lo hace de manera irregular, con ciclos que se presentan cada dos a siete años. Siendo ya este el quinto año en Chiapas con tendencia de sequía.


 A partir del mes de enero de 2017 se observó una transición de condiciones de La Niña a una fase Neutral de un fenómeno natural conocido como El Niño-Oscilación del Sur, o “ENOS”. El término “El Niño” originalmente se aplicó a un débil calentamiento en la temperatura superficial del mar (TSM) a lo largo de costas de Perú y Ecuador, que se observaba cercano al periodo Navideño (de ahí el nombre del “El Niño” asociado a El Niño Jesús). En las últimas décadas, se ha observado que este calentamiento de la TSM se presenta en una región mucho más extensa que se extiende desde el Pacífico central (en la línea internacional de cambio de fecha, 180º) hacia el Pacífico tropical del este a lo largo de la línea ecuatorial modificando patrones climáticos globales (Trenberth, 1997).


Actualmente, El Niño es parte fundamental del sistema global climático, resultado de una fluctuación interanual del sistema Océano-Atmósfera en el Océano Pacífico Ecuatorial (Allan et al., 1996). Éste tiene tres fases: Cálida (El Niño), Fría (La Niña) y Neutral, siendo esta última la fase donde el océano se comporta de manera normal.


El Niño - Oscilación del Sur (ENOS) es un sistema oceánico – atmosférico que modula el clima y es uno de los más importantes a escala global, pero sus efectos se sentirán hasta este 2017, por lo que se espera una temporada de ciclones y tormentas tropicales por el litoral del Atlántico más activa, por lo que se pronostican cerca de 12-15 tormentas tropicales en el Océano Atlántico durante la temporada de ciclones tropicales, iniciando oficialmente el 15 de mayo en el Pacífico oriental y el 1 de junio en el Pacífico central. Estos finalizarán el 30 de noviembre de 2017; aunque la formación de ciclones tropicales son posibles en cualquier tiempo.


En el Pacífico Central predominan valores de Temperatura Superficial del Mar (TSM), cercanos al promedio, mientras que la alberca de agua cálida del Pacífico Oriental muestra valores por arriba de 28.5°C en las costas del sur de México. En contraste, en el Golfo de México se mantienen temperaturas que oscilan entre los 20 y 24°C.


Las condiciones atmosféricas y oceánicas frente a las costas han dado lugar a un fenómeno local conocido como El Niño Costero de intensidad moderada y que se espera se extienda hasta el mes de abril favoreciendo la actividad convectiva y precipitaciones intensas lo que contrarrestará la falta de precipitaciones apreciadas en la siguiente imagen donde vemos condiciones anormalmente secas para parte del centro y oriente de Chiapas.


En cuanto a volúmenes de precipitación, con la siguiente ilustración podemos demostrar que durante el 2016 se tuvieron los niveles más bajos en los últimos cuatro años (1,614 milímetros de lluvia), aunque con una recuperación de lluvias en junio, mes en que suele caer el nivel más alto de precipitación pluvial en la entidad.


Si se comparan las precipitaciones promedio de enero-marzo 2013 a 2016, contra las registradas en el mismo período de 2017, éstas sólo representan el 66% de las lluvias registradas, por lo que la falta de agua es palpable y las afectaciones en el campo chiapaneco también.


Estos efectos ya se sienten en 40 municipios del estado de Chiapas, de los cuales 19 presentan sequía moderada y 10 sequía excesiva, según los reportes al 31 de marzo de 2017.


El almacenamiento de agua en presas para riego agrícola se encuentra 40% más abajo que el año anterior, con un volumen almacenado al 10 de abril de 9,279.9 m3. La capacidad total para esas presas es de 15,617.3 m3, por lo que las presas se encuentran tan solo al 60% de su capacidad, nivel bajo al inicio de una temporada de lluvias normal.


Ante estas bajas precipitaciones existe cierto impacto en los niveles de reserva de agua en el estado, pues muestran escenarios de moderadamente secos a muy secos que afectarán la producción agropecuaria en el presente ciclo primavera-verano 2017. Puesto que la temporada de estiaje (octubre-abril), fue más dura de lo que se está acostumbrado.


Esta falta de lluvias amenaza la ganadería por los bajos niveles de pastos registrados, así mismo los cultivos agrícolas como el maíz, frijol, cacahuate, sorgo, papaya y sandía principalmente. Esto sucede debido a que la poca frecuencia en precipitaciones los obliga a depender de sistemas de riego para mantener los cultivos o bien a tener que volver a sembrar para aprovechar las lluvias que se esperan en mayo y junio.


Para aquellos productores que no cuenten con estos necesarios sistemas de riego, las instituciones gubernamentales apoyan para tecnificación de riego a los productores agrícolas (personas físicas y morales), y asociaciones de usuarios de riego, con agua disponible para uso agrícola en la superficie que deseen tecnificar para la instalación de los nuevos sistemas de riego por multicompuertas, por aspersión (pivote central), avance frontal, side roll, aspersión fija, aspersión portátil, cañón y cañón viajero, por micro aspersión y goteo y drenaje en terrenos agrícolas.


El apoyo puede consistir hasta por 50% del proyecto sin rebasar el límite de $800,000.00 para personas físicas y $2,000,000.00 para personas morales al menos conformada con 5 personas físicas.


 





COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Presidente del Consejo
de Administración:
Gonzalo Núñez de León.
Director General: Rodrigo Yescas Núñez.

Presidente del
Consejo Editorial:
Harvey Gutiérrez Álvarez.
Director Comercial: Eliseo Maheda López.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA